Barrica

Vino de la BARRICA a la COPA

Con WineTuning podrás elegir entre nuestros mejores vinos tintos jóvenes de partida, seleccionados y vinificados cuidadosamente en nuestra bodega, vinos jóvenes hechos con Cabernet Sauvignon, Merlot, Temranillo, Syrah, Garnacha, Moristel y Parraleta. Una vez elegidos, podrás definir la posterior crianza en barrica de una forma totalmente personalizada.

Podrás jugar con el tipo de roble: francés o americano, su grado de tostado y el tiempo que quieres que el vino permanezca en estas barricas. Asimismo, la edad de la barrica también será un factor a tener en cuenta, ofreciéndote la posibilidad de usar barricas nuevas o seminuevas, siendo diferente el resultado final. Con estas variables podrás crear prácticamente cualquier tipo de vino: desde un fresco y afrutado y no por ello menos complejo media crianza, hasta un vino de larga guarda que perdurará y mejorará con el tiempo. Saber más

Cuando introducimos un vino en una barrica de roble se dan tres procesos diferentes: micro-oxigenación, cesión de aromas y sabores.

Micro-oxigenación. A través del poro natural de la madera, el vino recibe un pequeño aporte de oxígeno que provoca una serie de reacciones en el vino que, conjugadas con las condiciones ambientales propias de una bodega, cambia la estructura del vino, dándole más longevidad y un color más estable. No debe confundirse con la aireación u oxigenación del vino, ya que la madera actúa como filtro para minimizar el aporte de oxígeno; si el vino estuviera directamente en contacto con el oxígeno ocurriría el proceso contrario al que se pretende: la longevidad y estabilidad en el color se verían disminuidas, así como la calidad final del vino. Por esta razón, las barricas se rellenan cada seis meses, ya que se produce una evaporación natural en la que el oxígeno invadiría espacio en el interior de la barrica.

Cesión de aromas y sabores. El roble utilizado para una barrica permanece dos años a la intemperie tras ser cortado, para deshacerse de sabores y aromas vegetales, tras este tiempo y una vez montada la barrica, la madera es tostada. Durante el importante proceso de tostado se genera los aromas y sabores denominados terciarios como vainilla, coco, notas ahumadas, pan tostado, torrefacto, cacao amargo, tabaco, caramelo…

Hay que tener en cuenta que la crianza es relativamente agresiva por lo que las condiciones ambientales, la calidad y estado del vino que introduciremos en ellas serán fundamentales para determinar el tiempo de la crianza. Este tiempo, puede variar desde cortas crianzas, de menos de 6 meses, a larguísimas, de dos y tres años en barrica, que buscan vinos para una larguísima guarda.

El tiempo de barrica lleva asociado otro periodo de crianza en botella donde el vino se redondeará y afinará, es la llamada crianza reductora y es igualmente muy importante.

¿Te apetece un vino afrutado o un serio reserva? ¿Te gustaría con notas de vainilla o te va más la pimienta?

O simplemente define el estilo de vino que quieres obtener y nuestro equipo técnico te guiará desde el momento del llenado de la barrica para obtenerlo.

Participa en el proceso tanto como desees, puedes venir a ver cómo se llenan las barricas con tu vino, a catarlo desde la misma barrica durante su crianza o ver cómo se embotella y etiqueta.